Skip to main content

¿Por qué necesito NetSure®? ¿No me cubre la garantía de por vida de Curvature?

Muchas personas piensan que la garantía de por vida de los productos elimina la necesidad de un contrato de asistencia y mantenimiento. En algunos casos puede ser cierto, pero los contratos de garantía, mantenimiento y asistencia son diferentes y ofrecen varios niveles de la misma.

Un contrato NetSure® va más allá de una garantía estándar. Cuando los profesionales de TI hablan de los contratos de servicio, una parte significativa de esa conversación implica el plazo de sustitución de los productos. Curvature ofrece varios niveles de sustitución de equipos de hardware, incluidas las opciones de día siguiente laborable, 4 horas y repuestos in situ. Estas opciones están disponibles de manera ininterrumpida, a diferencia de la garantía estándar que se limita a ocho horas los cinco días laborables de la semana. Por lo tanto, si dispone de una infraestructura de red importante que requiere una rápida sustitución de hardware, con independencia de la hora o el día de la semana, NetSure® es un componente indispensable para su estrategia de red.

El servicio de asistencia técnica prestado a nuestros clientes de NetSure® también es superior al servicio de asistencia asociado a la garantía estándar. El servicio de asistencia técnica de NetSure® está disponible de manera ininterrumpida, con una garantía de respuesta de 30 minutos, e incluye asistencia de configuración y resolución de problemas. Nuestro servicio de asistencia asociado a la garantía estándar es de ocho horas durante los cinco días laborables de la semana y se limita a verificar los fallos de hardware y autorizar una RMA. Por supuesto, si en el proceso de verificación de los fallos de hardware, nuestros ingenieros de red descubren que la causa del problema no está en los equipos físicos, comunicarán esta información al cliente y le ayudarán a resolver el problema.

La rápida respuesta que se puede conseguir con NetSure® acelera notablemente el tiempo necesario para solucionar un problema de red, ya se deba a un fallo del dispositivo o a un problema de configuración. Esta solución se puede traducir en un importante ahorro de tiempo y dinero para la empresa. Sin embargo, si el hardware adquirido no es de vital importancia para la empresa, nuestra garantía probablemente será suficiente.