Pasar al contenido principal
Server and Storage Specialist
Date: Lun, 13/03/2017 - 11:05

Aportar una nueva vida a servidores antiguos

Giving old servers a new lease on life

No hace mucho planteamos esta pregunta a nuestros seguidores en LinkedIn: ¿Son conscientes que sus servidores están diseñados para durar entre 6 y 10 años? Se generó una rápida serie de comentarios en los que se reflejaban distintos puntos de vista al respecto. Veamos rápidamente algunas de las opiniones vertidas:

En contra

  • "Si no nos gastamos demasiado dinero en un servidor, éste 'envejecerá' más rápidamente que si lo planificamos bien..."
  • "…debería sustituirse el hardware cada 3-5 años para renovar el entorno de software productivo".
  • "Me pregunto cómo afecta negativamente a la productividad el hecho de seguir utilizando servidores antiguos"

A favor

  • "Excelente concepto. Creo que las empresas deberían decidir el momento en que desean actualizar sus servidores basándose en sus aplicaciones y en cómo satisfacen sus necesidades comerciales".
  • "...la virtualización me ha hecho cambiar de opinión respecto a la longevidad de los servidores. Debes planificar tus plataformas de forma que puedas solucionar los fallos de cualquiera de sus elementos, y comprar equipos de segunda mano de calidad por un precio reducido".

Y junto a esta conversación tenemos la pregunta de siempre: ¿Cuánto tiempo duran realmente los servidores?

El “ciclo de 3-5 años”: ¿mito o realidad?

La verdad es que los servidores duran mucho más tiempo del que usted piensa. A menudo se entiende que el período de renovación de los servidores es el mismo que indican los proveedores del fabricante en el programa de garantía/mantenimiento (que suele ser de 3-5 años). No obstante, según el informe de una destacada empresa analista, la vida útil potencial de los servidores se cifra en un período de entre 7 y 10 años (en general de 6 años para los servidores en rack y de hasta 10 años para los sistemas integrados), "hasta tres veces superior al ciclo de sustitución habitual de los servidores y las soluciones de almacenamiento".

El verdadero coste de las actualizaciones

Supongamos que usted desea seguir trabajando con el proveedor de su fabricante. Sus opciones son renovar su contrato de mantenimiento o adquirir servidores de última generación para sustituir a los actuales. Ambas opciones suponen unos costes adicionales extremadamente elevados. El coste real de las actualizaciones es superior al de su compra inicial.

Consideraciones:

  • Pérdida de productividad: Una actualización del hardware también representa un tiempo de inactividad potencial, que afecta tanto al tiempo del personal como al tiempo de actividad de los servicios y además provoca un efecto en cadena sobre los otros proyectos de la organización. También puede suponer un mayor número de solicitudes de asistencia técnica cuando el sistema se avería.
  • Retorno de la inversión no conseguido: El reto para cualquier departamento de TI es ofrecer una asistencia ininterrumpida (24/7) mientras dure la integración de los nuevos equipos. La migración y las actualizaciones son proyectos complejos que provocan que su equipo deje de innovar y de generar ingresos.

Infraestructura hiperconvergente: innovar con hardware antiguo

La infraestructura hiperconvergente no es solo un término de moda. De hecho, está cambiando la forma en que los directores informáticos (CIO, por sus siglas en inglés) más avispados están creando sus centros de datos.

Los servidores antiguos pueden cambiar de función y convertirse en piezas fundamentales de una infraestructura hiperconvergente. Hemos visto cómo algunos clientes han pasado de una arquitectura de tres niveles (servidor, SAN y almacenamiento) a un entorno hiperconvergente de dos niveles (servidor/almacenamiento), sin dejar de utilizar su actual infraestructura de red para la conectividad. En resumen, los sistemas antiguos se están convirtiendo en piedras angulares de los actuales entornos hiperconvergentes.

Debería empezar a plantearse el uso de una infraestructura hiperconvergente, ya que elimina la necesidad de realizar operaciones aisladas y se centra en una infraestructura consolidada, con lo cual deja de ser necesario utilizar un inmueble y además se consume menos energía. Todo ello se traduce en una reducción de los gastos operativos y en un menor mantenimiento manual.

Una solución hiperconvergente también abre un mundo de posibilidades, como por ejemplo:

  • Almacenamiento basado en software: El reto de la avalancha de datos es muy real. Cada día se crean unos 2,5 exabytes de datos, lo que equivale a 90 años de vídeo en alta definición. El almacenamiento basado en software ha demostrado ser mucho más eficiente que el almacenamiento en hardware nativo, y permite reducir el número de unidades de hardware de almacenamiento que deben mantenerse y sustituirse.
  • Protección de datos y mayor disponibilidad: Como plataforma de cálculo virtual, la hiperconvergencia permite acceder de forma continua a los datos en caso de fallos de funcionamiento o catástrofes naturales, y ofrece las redundancias necesarias para la protección de datos, copias de seguridad y recuperación.
  • Provisión más rápida: Cuando sus clientes necesiten actualizaciones, podrá reducir el tiempo de implementación y aplicación sin que ello afecte a las operaciones. Ello significa unos plazos de entrega más cortos y que — allí mismo — podrá canalizar su capital humano para centrarse en iniciativas que generen ingresos.

Espero que estos apuntes hayan despertado su curiosidad, porque estoy convencido de que, a pesar de que los proveedores de los fabricantes hablan continuamente de nuevas innovaciones tecnológicas, es necesario replantearse la realidad de las renovaciones tecnológicas y la sostenibilidad de la tecnología de la empresa.

No estamos hablando solamente de ampliar la vida útil de los servidores antiguos. Estamos reflexionando seriamente acerca de cómo podemos ampliar en su conjunto la vida útil del hardware de última generación, para que se beneficien sus organizaciones y, por qué no, incluso este planeta en el que todos vivimos.

 

Questions? Comments?

Talk to our team of expert engineers, product managers, and technicians by emailing us at experts@curvature.com