Pasar al contenido principal

La regla 80-20: ahorros instantáneos para financiar sus proyectos de innovación de TI

La regla 80-20

Las organizaciones intentan constantemente obtener una ventaja respecto a sus competidores en el entorno empresarial actual, altamente dinámico y fluido. Cada vez más, las empresas reconocen que la transformación digital es la pieza crucial clave y necesaria para que sus organizaciones marquen la diferencia y avancen en los entornos comerciales actuales, basados en la tecnología digital.

Financiar la innovación

A menudo, el desafío se reduce a obtener los recursos necesarios para impulsar nuevas e innovadoras iniciativas. Con los recortes presupuestarios y una presión constante para mantener una creciente infraestructura de TI con el mismo número de empleados, la mayoría de los intentos de mejorar el "status quo" a menudo están condenados al fracaso, ya que no disponen de dinero ni de tiempo desde el primer momento.

Para evitar este escollo, es imprescindible que las empresas obtengan los recursos adecuados antes de empezar. Una estrategia que pueden emplear las organizaciones para apoyar la innovación frente a presupuestos de TI planos o en declive es la “regla 80-20”. Se trata de identificar las actualizaciones de hardware y los contratos de mantenimiento que pueden reducirse con un impacto mínimo o nulo en las operaciones, y luego canalizar dichos ahorros para financiar nuevos proyectos y sistemas de cara a avanzar en parámetros clave, como por ejemplo la productividad y el resultado final.

Con una planificación sensata, puede dedicarse a tales proyectos el 20% (o más) del presupuesto actual. Los departamentos de TI pueden entonces cambiar a un enfoque bimodal de TI para ocuparse de los sistemas ya existentes con el 80% restante del presupuesto, mientras lanzan simultáneamente nuevas iniciativas orientadas a la innovación.

El camino hacia el éxito

Aunque la regla 80-20 no requiere un aumento en el presupuesto, es vital convencer en primer lugar al propietario del presupuesto encargado de gestionar la cuenta de resultados de la organización para obtener la aceptación del proyecto. El siguiente paso es designar a un defensor para que dirija las discusiones técnicas con las partes interesadas de TI, de cara a garantizar que los ingenieros y el equipo de TI encargado de mantener en marcha los sistemas actuales no tengan tantas preocupaciones.

A la hora de identificar los recursos que pueden liberarse, es importante que las organizaciones dejen de observar su infraestructura de TI a través de un único prisma. En cambio, deben separar componentes como la red, el servidor y los entornos de almacenamiento para determinar mejor qué infraestructuras pueden mantenerse y cuáles deben actualizarse.

Para aumentar las posibilidades de éxito, las empresas pueden comenzar centrándose en lo que tengan más a mano para ahorrar costes. Los sectores típicos son la capa de acceso de la red, equipos en el borde de la red y el centro de datos. Los niveles de carga para los primeros dos componentes son generalmente planos y pueden cambiarse al mantenimiento por terceros, mientras que los servidores modernos pueden admitir una mayor densidad de virtualización y pueden integrarse en un menor número de racks.

Elaborar el plan

Es evidente que un perfecto conocimiento de toda la infraestructura es vital para el éxito y debe obtenerse a través de un análisis metódico. En Curvature confiamos en ClearView℠, que plantea una visión holística de todos los recursos de la organización y utiliza una serie de preguntas bien definidas para identificar de manera rápida y efectiva todas las dependencias y componentes de hardware.

Con una imagen completa de su infraestructura, las organizaciones pueden identificar rápidamente los equipos que pueden utilizarse después del final de su vida útil (EOL, por sus siglas en inglés) indicada por el fabricante. Por descontado, no pueden conservarse todos los componentes y, en ocasiones, la falta de asistencia para el software puede ser un problema. No obstante, es importante tener en cuenta que la mayoría de los fabricantes de equipos dejan de lanzar actualizaciones de software mucho antes del final de la vida útil de dichos equipos, por lo que la falta de actualizaciones de software es un problema menos importante de lo que muchos piensan.

Incluso puede que los servidores tradicionales no tengan una actualización garantizada, dependiendo de la finalidad con la que se hayan implementado. Es posible que la nueva generación de equipos no ofrezca un nivel relativo de mejora en el rendimiento con respecto a su implicación de inversiones de capital, mientras que otros, como la infraestructura de WiFi, pueden seguir cumpliendo con sus requisitos todavía durante algún tiempo.

Cosechar auténticos beneficios

Fue a partir de este planteamiento que un FSI global con un hardware de red de Cisco valorado en más de 100 millones de dólares evitó realizar una actualización de hardware valorada en 42 millones de dólares el año pasado, después de comprobar que el hardware ya existente era suficiente para su negocio. Siguiendo una hoja de ruta de TI marcada por sus necesidades comerciales y no por las indicaciones del proveedor, ahora tiene la posibilidad de ahorrarse 48 millones de dólares en tres años, mientras siguen disfrutando de acuerdos de nivel de servicio de categoría empresarial en 25 países.

Por supuesto, las organizaciones que van contracorriente seguramente se enfrentarán a una fuerte oposición por parte de los fabricantes de equipos, cuyo principal interés es vender más hardware. Aunque los fabricantes plantearán unos panoramas pensados para provocar la incertidumbre y el miedo, no existe ningún motivo para pensar que no puedan lograrse ahorros en TI gracias a un riguroso proceso de análisis de los equipos y de mantenimiento de terceros.

Fundamentalmente, las empresas que emplean la regla 80/20 obtienen el margen financiero necesario para experimentar e implementar los proyectos de innovación de TI que tanto necesitan y que de otro modo no hubieran tenido.

De momento, los directores informáticos y los gerentes de TI interesados en conocer más detalles acerca de la implementación de la regla 80/20 para sus equipos de red pueden consultar la columna de Curvature en Network World.

Questions? Comments?

Talk to our team of expert engineers, product managers, and technicians by emailing us at experts@curvature.com