Pasar al contenido principal

Vaya a contracorriente: por qué sigue teniendo sentido crear su propio centro de datos

Vaya a contracorriente: por qué sigue teniendo sentido crear su propio centro de datos

El año pasado fue el más destacado en lo referente a inversiones en centros de datos, alcanzando los 18 200 millones de dólares en el tercer trimestre de 2017, el doble del gasto respecto a 2016. Tiene sentido. Los centros de datos forman parte integral de los hábitos de los consumidores. Nos sirven para nuestras necesidades móviles y sociales, así como para nuestras crecientes necesidades de crear y consumir contenidos. Acceder e interactuar con los servicios de transmisión de música y vídeo no sería posible sin ellos. La cantidad de datos generada por dichas actividades está alcanzando unas cifras astronómicas.

Las corporaciones deben encontrar formas de lidiar con los datos que los humanos creamos cada minuto. Según el informe “Los datos nunca duermen”, realizado en 2017 por la empresa Domo, la sociedad genera las siguientes cantidades de datos en un minuto:

•    Netflix: 69 444 horas de vídeo transmitidas
•    Snapchat: 527 760 fotos compartidas
•    YouTube: 4 146 600 vídeos visionados
•    SMS: 15 220 700 mensajes enviados
•    Google: 3 607 080 búsquedas realizadas

Los números anteriores son solo una muestra. Haga clic aquí para consultar la infografía completa.

El defecto fundamental de la informática en la nube

A pesar de los riesgos asociados con las políticas geoeconómicas globales, se espera que la industria de los centros de datos prospere y siga el ritmo de la dependencia de los consumidores en los servicios digitales. Ello también significa que, a pesar del aumento de contrataciones de servicios en la nube, muchas organizaciones siguen creando sus propios centros de datos.

¿Pero por qué?

El argumento para invertir en una estrategia de informática en la nube es que permite a las empresas adaptarse cuando necesitan, por ejemplo, más espacio de almacenamiento, ahorrándose los problemas de crear y administrar sus propios centros de datos. El modelo de servicio en la nube parece realmente muy atractivo. De hecho, el modelo resulta adecuado para muchas empresas, ya que se implementa, configura y administra fácilmente, desde el primer momento.

Pero la premisa tiene un defecto fundamental: no puede aplicarse a todas las organizaciones. Por cada proyecto de transformación o de migración que ha tenido éxito, vemos varias historias acerca de organizaciones que han invertido el rumbo.

Las sorpresas por los elevados costes de la informática en la nube son un problema real al que se enfrentan las empresas, ya que muchos directores financieros (CFO, por sus siglas en inglés) y directores informáticos (CIO) se encuentran con unos costes inesperados cuando reciben sus facturas mensuales por servicios en la nube. La plataforma de negociación Deep Value descubrió que utilizar el servicio EC2 de Amazon era en realidad un 380% más caro que gestionar su propio centro de datos.

Para muchas empresas, una migración total a la nube requeriría una gran cantidad de tiempo, por lo cual un modelo híbrido parece una mejor opción. Cualquiera que sea su decisión, debería estar relacionada con el rendimiento, la fiabilidad, la seguridad y la flexibilidad de tomar sus propias decisiones.

El caso de Snap

Cuando Snap presentó su oferta pública de venta, se descubrieron dos aspectos. Uno: firmaron un contrato de infraestructura en la nube de 2000 millones de dólares con Google. Dos: también pagarán 1000 millones de dólares por los servicios de AWS en los próximos cinco años. Por la inversión realizada en Google y AWS, seguramente Snap podría haber creado varios centros de datos de primera clase, como Facebook.

Infracciones

La informática en la nube no siempre ofrece todo lo que se le supone. Las organizaciones también están descubriendo que la seguridad puede seguir siendo un problema a la hora de alquilar informática en la nube. Recordemos la exposición de los datos de 198 millones de votantes estadounidenses por parte de Deep Root Analytics, una empresa de análisis de datos contratada por el Comité Nacional Republicano (RNC, por sus siglas en inglés). Debido a un error de configuración en una cuenta de almacenamiento Amazon S3, en la que los archivos se consideraron públicos en lugar de privados, se expuso información de millones de votantes, incluidos nombres, direcciones, correos electrónicos, números de teléfono, números de identificación de votante, etc. 

Por lo tanto, la respuesta es… 

No estoy diciendo que la informática en la nube sea una solución peor que crear su propio centro de datos. Tenemos muchos clientes que adoptan una solución híbrida o una estrategia de transformación, y confían en nosotros para que les ayudemos con su infraestructura de TI a realizar estas transiciones.

Las organizaciones deben poder controlar sus propios destinos. Para muchas de ellas, una solución híbrida ofrece un mayor control.

Mi consejo es que investigue a fondo a sus proveedores. Exíjales el máximo, como si los estuviera contratando para que formaran parte de su equipo. Fíjese en su experiencia, la disponibilidad del personal de servicio, las ubicaciones y la trayectoria. Y lo más importante, realice algunos modelos de estimación de costes. Las sorpresas por los elevados precios no son una buena noticia si se emplea un modelo de utilidad, y las tarifas ocultas pueden suponer algunos problemas importantes.

Al fin y al cabo, lo único que usted desea es poder dormir tranquilo sabiendo que tiene el control de sus datos y de su destino

Questions? Comments?

Talk to our team of expert engineers, product managers, and technicians by emailing us at experts@curvature.com