Pasar al contenido principal
General Manager, EMEA
Tags:
Date: Vie, 09/11/2018 - 05:09

Cómo crear certeza en tiempos de incertidumbre

Cómo crear certeza en tiempos de incertidumbre

Actualmente estoy seguro de una cosa: las empresas se enfrentan a más problemas que nunca. Aunque todo el mundo en general lo está experimentando, la Unión Europea en particular está luchando para analizar los impactos del «Efecto Brexit». 

Dos años después de que el Reino Unido votara a favor de abandonar la UE, empresas de todos los sectores industriales aún se están recuperando y preparando para el futuro, mientras intentan tener claro cómo seguir adelante. En cuanto a la relación de este asunto con las inversiones en TI, el mejor consejo es proceder con cautela y, si es posible, evitar realizar inversiones de capital importantes.

Después de todo, realizar importantes inversiones en actualizaciones tecnológicas y renovaciones de equipos no es necesariamente una decisión acertada si en el horizonte se observa una agitación económica constante. En cambio, un enfoque más prudente y menos arriesgado sería ampliar la vida útil de los recursos de TI actuales hasta que la economía alcance una estabilidad y previsibilidad sostenidas. 

En realidad, seguir utilizando sus equipos actuales durante más tiempo no es solo una táctica de supervivencia al Brexit, sino que, en realidad, es una decisión razonable por regla general. Esta opción no se plantea habitualmente porque los fabricantes han estado presionando a los clientes durante décadas para que realicen actualizaciones de TI prematuras. En vez de adherirse a la norma, caracterizada por unos ciclos de renovación cada tres o cuatro años, puede seguir utilizando sus equipos actuales durante más tiempo. La mayoría de los equipos de redes y centros de datos tienen unas vidas útiles productivas y fiables que se extienden mucho más allá de las recomendaciones de los fabricantes. 

Sinceramente, ser consciente de este hecho es un factor que aporta seguridad en un momento en que nadie parece saber qué depara el futuro. Utilizar los equipos de TI durante más tiempo es una excelente estrategia para reducir los gastos de capital, por lo que podría empezar a revisar sus actuales recursos de TI y replantearse las políticas de compras que llevan años instauradas.

Después de más de tres décadas ofreciendo nuestros servicios a unos 15 000 clientes de todo el mundo, nuestra experiencia nos indica que la mayoría de las organizaciones no necesitan disponer de los mejores y más recientes equipos de TI para realizar sus operaciones comerciales. Se trata de entender su negocio y saber si realmente es necesario utilizar los procesadores más potentes y la tecnología más avanzada para ayudarle en las operaciones fundamentales. Si no es así, puede utilizar sus equipos actuales durante más tiempo y evitar las inversiones de capital.

También puede optar por otras formas de reducir sus gastos operativos eligiendo los servicios de mantenimiento de terceros (TPM, por sus siglas en inglés) que ofrecen los proveedores de servicios independientes. Los TPM cada vez se están utilizando más como método estratégico para reducir tanto las inversiones de capital como los gastos operativos. Cuando caduque la garantía original del fabricante, puede plantearse utilizar los TPM para reducir a la mitad los costes de mantenimiento. 

Aunque no conozco a ninguna empresa que actualmente pueda permitirse ignorar este tipo de ahorros en inversiones de capital y gastos operativos, esto es solo el principio. Los principales proveedores de TPM ofrecen auditorías independientes de su entorno de TI actual para saber en qué aspectos puede producirse el mayor ahorro. Se debería incluir una recopilación detallada de sus existencias de TI, así como sugerencias para los próximos pasos y recomendaciones. Los proveedores de TPM más experimentados utilizan herramientas de análisis automatizadas que muestran los aspectos donde los TPM pueden suponer la mayor ayuda.

En la mayoría de los casos, lo más recomendable es adoptar una estrategia de mantenimiento híbrida que combine el actual servicio de mantenimiento ofrecido por el fabricante, cuando sea absolutamente necesario, con los TPM para los equipos de generaciones anteriores. Los planes también suelen incluir el uso de repuestos gestionados y el aprovechamiento del hardware de segunda mano, si es la opción más adecuada. El mejor uso que puede darse a los TPM es proteger dispositivos que siguen rindiendo correctamente, pero que ya han superado los plazos de asistencia iniciales.

Los proveedores externos también pueden consolidar todos sus contratos de mantenimiento para simplificar la gestión. Además, los principales proveedores de TPM pueden garantizarle los acuerdos de nivel de servicio más adecuados para cada dispositivo. Esto no solo reduce el riesgo, sino que también garantiza que no pague demasiado por ciertos equipos o muy poco por otros.

En estos tiempos de incertidumbre, añadir los servicios de mantenimiento de terceros a su entorno no solo ayuda a ahorrar dinero y lograr estabilidad, sino que también transmite un claro mensaje a los fabricantes: las décadas de constantes tácticas intimidatorias relacionadas con las actualizaciones y los crecientes costes del mantenimiento han pasado a la historia.

Adoptar los TPM es una buena estrategia, de eso estoy seguro.

Questions? Comments?

Talk to our team of expert engineers, product managers, and technicians by emailing us at experts@curvature.com