Pasar al contenido principal

Un enfoque más humano en el Año del Perro

Un enfoque más humano en el Año del Perro

Me inspiro en lo que representa el Año del Perro. Según el horóscopo chino, la principal característica para el Año del Perro en 2018 es “acción”.

Por descontado, es más fácil decirlo que hacerlo. Casi siempre lo es. La realidad es que existen puntos de vista dispares a la hora de presupuestar asignaciones y gastos.

Las preguntas que nos hacemos como líderes empresariales son: ¿cómo podemos provocar unos cambios notables? Detrás de todo ello se encuentra la forma en que planificamos nuestro próximo año fiscal y los presupuestos para crear más valor comercial.

La previsión para 2018

Tanto Gartner, Inc. como IDC pronostican un aumento en el gasto de TI para este año.

Según Gartner, Inc., la mayor parte del gasto será debida al fuerte crecimiento de los servicios de comunicaciones, concretamente 176 000 millones de dólares (crecimiento del 1,8%) en centros de datos, 980 000 millones de dólares (5,3%) en servicios de TI y 1,4 billones de dólares (2,2%) en servicios de comunicaciones.

John-David Lovelock, vicepresidente de investigación de Gartner, Inc., explica: "El gasto mundial en TI muestra poco crecimiento general, al igual que los mercados tradicionales. Estos 10 mercados principales serán la clave para seguir siendo importantes y lograr un crecimiento en el futuro".

Por otro lado, IDC está dividiendo el gasto empresarial en dos amplios sectores, pronosticando un gasto en iniciativas de transformación digital de 1,3 billones de dólares (un crecimiento del 16,8% en 2017) y otro gasto previsto de 772 000 millones de dólares en Internet de las cosas (IoT).

Qué significa la acción para las empresas

Suelo repetirme cuando escucho datos como estos, pero es muy importante dar un paso atrás. La nueva tecnología es genial, porque nos permite lograr resultados rápidamente. No obstante, en los aspectos fundamentales, el reto que tiene el director informático entre la TI y las prioridades comerciales no cambia. Tiene que lograr un equilibrio entre garantizar que la red troncal de TI sea estable y segura, no dejar de invertir en nuevas iniciativas digitales y dirigir a un equipo hacia una transformación exitosa.

¿Cuál es su estrategia para descubrir este equilibrio a la hora de exigir un cambio en la innovación empresarial?

Más que las palabras

Planificar es sencillo si empiezas con una lista en blanco, pero nuestra realidad como ejecutivos es que no tenemos demasiado tiempo y heredamos una gran cantidad de datos innecesarios. Para centrarme, me gusta parafrasear a Lewis Carroll y “empezar desde el principio”, por la experiencia humana.

Según PwC, la "experiencia humana" ayuda a las empresas a "...reflexionar acerca de cómo definir sus iniciativas digitales, considerar las interacciones entre empleados y clientes en cada etapa del camino, invertir en crear una cultura de adopción e innovación tecnológica, etcétera".

Este sentimiento destaca el valor que le da a su planteamiento para definir cómo se mantienen los equipos antiguos, cómo se implementan las iniciativas de transformación digital y, lo más importante, tiene en cuenta la experiencia de los empleados, socios, clientes y de todo el ecosistema.

Hace algún tiempo, teníamos un cliente que estaba reubicando el centro de datos. Tuvieron problemas para reiniciar un servidor que había llegado al final de su vida útil y solicitaron ayuda a su socio fabricante.

El fabricante se negó.

El cliente estaba en un aprieto. Volver a poner en marcha los servidores sin que se produjeran interrupciones en el trabajo era vital para el negocio. Esta prioridad era superior a cualquier propuesta de actualización sugerida por el proveedor. Necesitaba ayuda inmediata. Su problema con el servidor era claro.

Intervenimos y los pusimos en marcha. No solo hemos hecho crecer nuestra empresa, sino que también hemos mantenido unas sólidas relaciones con la organización, que se ha convertido en nuestro socio de confianza.

Las máquinas pueden ayudarnos a dirigir nuestro negocio, pero la experiencia humana que ofrecimos fue el factor decisivo que creó un fuerte vínculo entre nuestra marca y nuestro cliente.

En última instancia, nuestro principio rector a la hora de acercarnos a las partes interesadas, tanto internas como externas, es este: realizar unas acciones que no solo se basen en equilibrar las necesidades empresariales y tecnológicas, sino también asegurarnos de que la experiencia humana sea esencial en todo lo que hacemos.

Questions? Comments?

Talk to our team of expert engineers, product managers, and technicians by emailing us at experts@curvature.com