Pasar al contenido principal

¿Conoce realmente el ciclo de vida de su TI?

¿Conoce realmente el ciclo de vida de su TI?

La implementación de la TI ha evolucionado rápidamente a lo largo de los años, impulsada por la creciente influencia que le otorga el hecho de haberse convertido en un recurso estratégico básico, además de un diferenciador competitivo. En un mundo donde la transformación digital y los disruptores digitales están redefiniendo el "status quo" en grandes franjas de mercados verticales industriales, ahora las actualizaciones de TI son observadas atentamente no solo por el CIO (director informático), sino también por otros miembros de la alta dirección, como el CFO (director financiero) y el CEO (director ejecutivo).

Comprender el ciclo de vida de la TI

A pesar de ello, muchas organizaciones siguen confiando en las estrategias tradicionales a la hora de modernizar sus sistemas de TI. Para empezar, la mayoría de las empresas siguen actualizando su hardware cada tres o cinco años, siguiendo una estrategia consolidada para el ciclo de vida de los recursos. Equipos totalmente funcionales (como por ejemplo routers, switches centrales, puntos de acceso inalámbrico, servidores y equipos de seguridad) a menudo se desechan o se intercambian siguiendo una actualización programada.

Para ser sinceros, realizar actualizaciones regularmente no es intrínsecamente una mala idea. Normalmente las actualizaciones ofrecen más potencia o incorporan nuevas capacidades que pueden ser ventajosas para la organización, y además los aspectos relacionados con la depreciación de los recursos tienen repercusiones positivas a nivel fiscal. No obstante, en muchos casos las actualizaciones de los equipos se realizan siguiendo unos plazos de actualización predefinidos, que generalmente coinciden con los avisos inminentes de "fin de vida" por parte de los fabricantes de equipos.

El marco temporal para un ciclo de vida de TI depende de las variables de la organización, de las aplicaciones y de las políticas. Pero los plazos del ciclo de vida establecidos por los fabricantes de equipos son en realidad mucho más cortos que la auténtica vida útil del equipo. Seguir un ritmo inflexible de actualizaciones prematuras supondrá agotar unos valiosos recursos que podrían emplearse para proyectos de mayor impacto.

En cambio, seguir una metodología de actualización independiente, sólida y deliberada puede ayudar a la empresa a conseguir dos resultados clave: ahorros de costes y agilidad de la TI. Y con un proveedor de mantenimiento por terceros (TPM) competente, esto puede hacerse manteniendo la fiabilidad del sistema.

Por qué lo ideal es un modelo híbrido de asistencia

Una confusión habitual acerca del TPM es la idea de que aceptarlo es una propuesta de "todo o nada". El concepto del TPM nunca ha sido ofrecer asistencia para toda la infraestructura de la empresa; en realidad, una implementación óptima sería un modelo híbrido de asistencia para el mantenimiento. En este enfoque se combina la asistencia del fabricante para los equipos nuevos con la asistencia del TPM para el hardware más antiguo.

Identificar qué equipos pueden necesitar TPM requiere comprender los cuatro elementos básicos del servicio en un contrato de mantenimiento básico: acceso a actualizaciones de software, asistencia técnica, sustitución o reparación de equipos y asistencia "in situ". Con la excepción de las actualizaciones de software, normalmente un proveedor de TPM puede gestionar los demás componentes. De hecho, en función del número de miembros que forman el equipo de ingenieros del fabricante en un país o región, un TPM puede ofrecer un nivel de servicio incluso más alto.

Por supuesto, es posible que el TPM no resulte adecuado en aquellos equipos para los cuales los fabricantes todavía están desarrollando actualizaciones de software regulares y patentadas. No todos los fabricantes de equipos lanzan actualizaciones periódicas, y aunque lo hagan el ritmo cambia con el tiempo. (Para los productos más antiguos, la frecuencia de las actualizaciones de software va disminuyendo antes de cesar por completo). De promedio, entre el 40 y el 60% de una infraestructura típica es una buena cifra para el TPM, lo que significa que la mayoría de las organizaciones podrán obtener unos ahorros instantáneos para financiar proyectos de TI más innovadores.

Qué podemos preguntarle a un proveedor de TPM

Al evaluar la idoneidad de un proveedor de TPM, es importante conocer más detalles acerca de su cadena de suministro y de sus existencias de equipos. Para poder disponer siempre del recambio necesario cuando el equipo se averíe debe tenerse una cadena de suministro sólida para las piezas de repuesto, además de un enfoque de eficacia probada para obtenerlas de fuentes legítimas. Para las piezas adquiridas en el mercado secundario, es imprescindible seguir unos procedimientos estrictos, pruebas y validaciones.

Pregunte a los proveedores de TPM si ofrecen asistencia técnica de Nivel 3. Esto significa que el proveedor puede realizar visitas "in situ" y que cuenta con ingenieros certificados para solucionar problemas avanzados, tales como anomalías de funcionamiento y errores del sistema. Por ello, algunos proveedores de TPM no ofrecen asistencia de Nivel 3, o solo la ofrecen en algunas regiones o para ciertos productos.

No todos los proveedores de TPM ofrecen el mismo nivel de asistencia técnica; en Curvature, hemos desarrollado nuestras capacidades centrales de ingeniería para solucionar problemas complejos en redes, servidores y plataformas de almacenamiento a lo largo de 30 años de historia.

Si se está preguntando cómo seleccionar a un proveedor de TPM, le ofrecemos una guía rápida.

Questions? Comments?

Talk to our team of expert engineers, product managers, and technicians by emailing us at experts@curvature.com